viernes, 23 de febrero de 2018

Viento del Este, viento del Oeste

Ayer tarde a las cinco, tocaba reunión; nos fuimos hacia China, a principios del siglo XX. 
Esta vez, unanimidad, a todas nos había encantado el libro.
Pearl S. Buck
La hija de un rico patriarca chino, Kwei-Ian, estaba a punto de casarse, ella había sido educada, según las costumbres chinas; por tanto su matrimonio se había concertado casi cuando era bebé con el hijo de otro rico patriarca chino, éste aunque había sido educado según las costumbres ancestrales chinas, había estudiado en occidente y no las compartía. Kwei-Ian se veía rechazada por su marido y estupefacta con sus costumbres. Poco a poco ella va aceptando costumbres occidentales, la más importante fue la liberación de sus pies. 
Pero la historia se repite, el hermano de Kwei-Ian estudia en occidente y se casa con una americana que lo acompaña a China. Surgen demasiados enfrentamientos entre componentes de la misma familia, que en definitiva son enfrentamientos entre la cultura Oriental y Occidental. En la cultura occidental la mujer es igual ( o debería) al hombre en cuanto a derechos y deberes; en cambio, en la oriental, la mujer está educada para obedecer y servir al hombre.
El libro nos dejó con ganas de más y más , ... y es que está maravillosamente bien escrito y cuenta lo justo y necesasio. A pesar de estar publicado en el año 1930, sigue siendo muy actual.
 Pearl S. Buck, su autora, usa el lenguaje con una maestría suprema. Se merece el Premio Nobel de Literatura y todos.
La tarde fue éxito redondo, no obstante, os echamos de menos a las ausentes.
 Esta vez los libros habían llegado puntuales y pudimos repartirlos,  un aplauso al Centro Andaluz de las Letras.




4 comentarios:

  1. La tarde fue genial, Loli! Para mí, un encuentro intenso.... y con este precioso libro creo que tuvimos muchas herramientas para reflexionar sobre los "otros" (como supuestamente ajenos a nuestra propia cultura), sobre el creernos superiores a cualquier "otro" diferente. Y sobre el rol de la mujer en nuestra sociedad actual: en muchos aspectos, no fuimos criadas tan distintas a la mujeres chinas.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo Carina. La desigualdad es evidente; pero con un gran problema añadido: NO LA RECONOCEMOS.

    ResponderEliminar
  3. Echo de menos las reuniones y espero poder reengancharme pronto. El libro también me encantó. Me gusta ver cómo transmite que cada cultura se erige como preponderante y de entrada rechaza lo extranjero por motivos no racionales. Este modelo se repite una y otra vez en el espacio y en el tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Espero que puedas asistir pronto.
    Interesante reflexión y además llevas razón.

    ResponderEliminar